La aparición de la fluoxetina supuso un antes y un después en el ámbito de los medicamentos antidepresivos.


Te estarás preguntando por qué, y es que a diferencia de otros fármacos antidepresivos de esta clase, la tolerancia a la toma de fluoxetina es más favorable en los pacientes. Su tratamiento es más llevadero y en ocasiones, compatible con algunos otros fármacos de tratamientos paralelos que pueda llevar el paciente.


Hablemos un poco más de este antidepresivo, ¿qué es la fluoxetina y para qué se utiliza?


Es un fármaco antidepresivo de la clase Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.


Se utiliza en el tratamiento de episodios depresivos mayores como el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) caracterizado por el desarrollo de obsesiones a veces acompañadas de compulsiones y en trastornos alimenticios (como por ejemplo, la bulimia nerviosa). Se receta en adultos y adolescentes, siendo actualmente éstos últimos los pacientes más frecuentes de uso.


Para entender el funcionamiento de este antidepresivo, tenemos que entender primero, qué es la serotonina y qué hace en nuestro organismo.


La serotonina es una sustancia química que nuestro cuerpo produce de manera natural. Necesaria para que nuestro cuerpo y sobre todo, nuestro cerebro funcionen. El exceso de serotonina puede provocar síntomas que abarcan una franja que va de leves (temblores o diarreas) a graves (fiebre, convulsiones… entre otros).


Para controlar los niveles de serotonina existen fármacos como la fluoxetina, cuya misión principal es estabilizar estos niveles en sangre y por tanto equilibrar la situación del paciente.


Dicho esto, ahora vamos a meternos con los trastornos alimenticios, en concreto con la bulimia nerviosa. Caracterizada por la ingesta desmesurada de alimentos en un periodo muy corto de tiempo y que normalmente evoluciona en sobrepeso para el/la que lo padece.


En este tipo de trastorno, el uso de la fluoxetina está indicado como complemento para reducir la frecuencia de los atracones y los vómitos y mejorar los síntomas depresivos y ansiosos de estos pacientes.


La bulimia nerviosa es un trastorno que puede derivar en el sobrepeso del paciente. Y en la mayoría de los casos, la subida de peso no es aceptada por lo que se busca rápidamente un método para adelgazar.


Y aquí es donde surge la siguiente pregunta: ¿tomar fluoxetina adelgaza? La respuesta es no.


La fluoxetina lo que hace es aumentar los niveles de serotonina en nuestro cuerpo y eso influye en el control del estado de ánimo y del apetito.


Si disminuye el apetito del paciente, es posible que los atracones sean menos frecuentes y con ello, se pueda llegar a una pérdida de peso significativa, pero en ningún caso se utiliza como método para la bajada de este.


Por este motivo, se dice que contribuye al adelgazamiento pero NO existe un uso oficial que corrobore que la fluoxetina se emplee para perder peso.


Así que, bajar de peso con fluoxetina, no es una frase real, solamente puede desencadenar una pérdida de apetito en el paciente.


Antes de tomar fluoxetina, lee el prospecto detenidamente y ante cualquier duda, consúltalo con el médico o farmacéutico/a. En caso de embarazo, lactancia o fertilidad, también se debe consultar.


Y, ¡ojo con esto! No se debe emplear en niños menores de 8 años de edad.


Éste y otros trastornos son solo ejemplos que empeoran con la desestabilización de la serotonina, de ahí que la salud mental no sea un tema baladí en nuestra sociedad sino más bien un problema que cada vez preocupa más. La fortaleza psicológica a la hora de enfrentarnos a la vida es algo que todos debemos de trabajar día a día, por supuesto, en el caso de que no podamos por nosotros mismos, siempre pedir ayuda.


En Farmacia Mediterráneo, puedes encontrar esta ayuda siempre que estés preparado/a para pedirla, estamos encantados de recibir a todos nuestros pacientes y siempre echaremos una mano en todo lo que podamos.